—Me duelen lo ojos de tanto sangrar.— le dije.
—¿Sangrar?— me preguntó.
—Si, es la sangre mas pura. Es transparente y no viene del corazón, viene del alma.— le respondí.
Felipe Plazas. (Smokecandy.tumblr.com)